Estilos de manejo de conflictos

De Constructores-de-Paz

Comparta esta página con sus compañeros de trabajo

Share/Save/Bookmark
<catboxattop-categories>

    Esta página está categorizada como:

  • NEGOCIACIÓN
  • Hacer clic para acceder a todas las categorías de contenidos.

Rate the contents of this page:

Existen muchas herramientas para que las personas puedan tomar conciencia de su forma de actuar en los conflictos. Para la construcción de la paz, es muy importante saber cómo reaccionas ante el conflicto y cómo te comunicas con las personas. Aquí nos centramos en el Personal Conflict Style Inventory (Inventario de Estilos Personales ante el Conflicto) desarrollado por Ron Kraybill y los Servicios Menonitas de Conciliación (1987).

Es un cuestionario breve que utiliza los cinco modos de enfrentar el conflicto identificados en los instrumentos de Thomas-Kilmann http://web.mit.edu/collaboration/mainsite/modules/module1/1.11.5.html — conciliación, compromiso, competencia, evitación y colaboración— y amplía el enfoque para examinar cómo reaccionan las personas ante los conflictos cuando recién aparecen y cómo responden cuando los conflictos se vuelven más intensos.

Debe notarse que estas categorías surgen en el contexto de la cultura occidental y no se trasladan necesariamente a otras culturas. Por ejemplo, con frecuencia se menciona la colaboración como cooperación. En algunas culturas árabes, la colaboración tiene una connotación muy negativa que se relaciona con “venderse” al enemigo. Antes de usar estos instrumentos, verifique estos términos con personas de orígenes culturales distintos.


Contenido

Conciliar

Las personas que concilian son poco asertivas y muy cooperativas. Descuidan sus propios intereses para satisfacer los de los demás. Durante un conflicto, a menudo ceden y reconocen que cometieron un error o deciden que el asunto no es tan importante.

Conciliar es el estilo opuesto a competir. Las personas que se adaptan pueden ser desinteresadamente generosas o caritativas, y al mismo tiempo pueden obedecer a alguien cuando preferirían no hacerlo, o ceder ante el punto de vista de otro. Por lo general, las personas que se adaptan dan importancia primordial a las relaciones, pasan por alto los asuntos conflictivos y tratan de mantener la paz a cualquier precio.


Competir o imponer

Las personas que abordan el conflicto en forma competitiva se hacen valer y no cooperan puesto que se dedican a sus propios intereses, a expensas de otras personas. Para competir, estas personas toman una orientación de poder y utilizan cualquier forma de poder que sea adecuada para vencer. Eso puede incluir las discusiones, las presiones o el promover sanciones económicas.

Competir puede significar enfrentar y defender la posición que se considera correcta, o simplemente tratar de ganar. La imposición es otra forma de interpretar la competencia. Para las personas que utilizan el estilo de imponer, por lo general el conflicto resulta claro, y algunas personas tienen razón y otras están equivocadas.


Evitar

Las personas que evitan el conflicto por lo general no son asertivas ni cooperativas. No se ocupan de manera inmediata sus propios intereses o los de otras personas, sino que más bien evitan totalmente el conflicto o demoran su respuesta. Para hacerlo, pueden hacerse a un lado con diplomacia, posponer la discusión hasta un momento más propicio, apartarse ante la situación amenazante o desviar la atención. Estas personas perciben el conflicto como inútil y, por lo tanto, como algo que se debe evitar. Pasan por alto las diferencias y aceptan el desacuerdo.


Colaborar o cooperar

A diferencia de quienes evitan el conflicto, los colaboradores son asertivos y cooperativos. Estas personas hacen valer sus propios puntos de vista a la vez que escuchan los de los demás y aceptan bien las diferencias. Procuran trabajar con los demás para encontrar soluciones plenamente satisfactorias para ambas partes.

Este enfoque implica identificar las preocupaciones que subyacen al conflicto, explorando el desacuerdo desde ambos lados del conflicto, aprendiendo de las percepciones de los demás y generando soluciones creativas que aborden las preocupaciones de ambos. Las personas que utilizan este estilo a menudo reconocen que hay tensiones en las relaciones y en los puntos de vista encontrados, pero quieren elaborar y solucionar los conflictos.


Ceder

Las personas que conceden son moderadamente asertivas y moderadamente cooperativas. Tratan de encontrar soluciones rápidas a los conflictos, que sean mutuamente aceptables y que satisfagan parcialmente a ambas partes. Los que ceden entregan menos que los que se adaptan, pero más que los que compiten. Investigan los hechos más que quienes evitan, pero menos que los colaboradores. A menudo sus soluciones suponen “partir la diferencia” o hacer concesiones recíprocas. El conflicto consiste en diferencias mutuas que se resuelven mejor por medio de la cooperación y las concesiones.


Estos cinco estilos de conflicto pueden ser resumidos en una gráfica con dos dimensiones:

(1) grado de preocupación por las relaciones entre las partes en conflicto; y
(2) grado de preocupación por los temas del conflicto (ver la figura que sigue, adaptada de Blake, R., y Jane S. Mouton, “Intergroup problem solving in organizations: from theory to practice,” en The Social Psychology of Intergroup Relations, Montery, CA: Brooks/Cole, 1979).

Un alto grado de preocupación por las relaciones y los temas generalmente corresponde a un estilo colaborador o cooperativo para enfrentar el conflicto. Una preocupación alta por las relaciones y escasa por los temas por lo general produce un estilo conciliador, mientras que una preocupación alta por los temas y escasa por las relaciones lleva a un estilo competitivo o de imposición. Un grado de preocupación moderado por las relaciones y por los temas generalmente producirá un estilo concesivo. Finalmente, la escasa preocupación por los temas y las relaciones generará un estilo de evitación.


La actividad “Inventario de Estilos Personales ante el Conflicto” identifica su estilo preferido de manejar el conflicto. Esto no significa que usted no utilice otros estilos en algunas de sus interacciones. De hecho, cada estilo es adecuado en situaciones diferentes. Por ejemplo, si un niño está en peligro de tocar un objeto muy caliente o de salir corriendo a la calle, usted usará un estilo competitivo para evitar que el niño se lastime. Cada uno de nosotros necesita desarrollar su aptitud en cada uno de estos estilos.


Fuente:

Fast, L., Neufeldt, R., et al., Construcción de Paz: Manual de Capacitación de Cáritas, Ciudad del Vaticano: Caritas Internationalis, 2002.

Herramientas personales